PARA TODAS LAS MUJERES QUE SACAN A SUS HIJOS ADELANTE


Amo a mis hijos con todo mi corazón, me siento privilegiada de que Dios me diera la felicidad de poder ser Madre, soy bendecida porque muchas mujeres desean tener esta dicha y por diferentes circunstancias no han podido tener en sus brazos a esa criaturita que es carne de su carne. 

A pesar de que por mi trabajo no me queda mucho tiempo libre, siempre que puedo trato de llenarme de ellos, de sus ocurrencias, de sus risas, de su presencia. 

Viendo a mis hijos, me pregunto constantemente como su papá puede estar alejado de ellos, de no verlos, de no abrazarlos, de no sentirlos... Fuera de que no se preocupe por saber si comen, si visten, si duermen o si tienen un techo para dormir, como puede no interesarle si tan siquiera VIVEN?

Hubo un tiempo que me sentía sumamente enojada con el... no, no era enojo, era odio! Un odio enorme porque me abandonó y a sus hijos, porque prefirió irse tras una, dos o quien sabe cuantas mujeres, huyendo como el más vil de los cobardes, así como el más miserable de los capitanes de un barco que deja a su tripulación porque le da miedo continuar por a las adversidades, cuando es el capitán quien debe quedarse hasta el final... se supone que el "hombre de la casa" debe arroparnos, apoyarnos, protegernos no?

Mi odio, coraje y frustración era tal que más de una vez lo maldije repitiendo una y mil veces porque me hizo esto, porqué no luchó, porqué me engañó... porqué? porqué? Y esa pregunta taladraba mi cabeza y lo continuo haciendo durante un largo tiempo.

Todo tiene su proceso, yo viví una especie de "duelo" porque mi compañero se fue, ya no lo tuve más y eso fue sumamente doloroso. Algunas veces lo busqué porque mis hijos lo extrañaban, otras veces le llamaba, pero la mayoría de las veces no cumplía lo que prometía y entonces los niños quedaban más tristes que antes... Entonces un buen día decidí que ya no más!

Así que junté mis pedazos y un buen día, le pedí a Dios me ayudará a salir adelante por mi y por mis hijos, y el en su misericordia divina, me escuchó... hoy en día tengo mi trabajo y con esfuerzo y dedicación saco a mis hijos adelante. Es cansado, a veces estresante, no hay tiempo para descansos, mis hijos en ocasiones me desesperan, me enojan y me ponen los pelos de punta, pero aun así los amo y siempre lucharé por ellos y porque tengan lo necesario.

Ahora ya no maldigo, al contrario, bendigo el camino del que se alejó porque gracias a eso yo resurgí, yo pude demostrarme a mi misma que puedo, que soy capaz! Lo bendigo porque simple y sencillamente hoy mi vida es mentalmente más tranquila y mejor (no voy a negar que fui dificl y doloroso) y ya no me preocupo ni me angustio por si llegó a dormir, por si llegó embriagado, por si llegó sin dinero para la comida, por si su ropa está manchada de lápiz labial o porque me apaga el celular y no lo puedo localizar...

Gracias porque vuelvo a ser YO, porque vuelvo a amarme, porque me valoro, porque se que soy una mujer valiosa y porque aprendí a ser feliz sin necesitar a nadie mas que a Dios y a mis hijos.

Gracias, gracias, gracias!!

"Con cariño, admiración y respeto para todas las MUJERES que sacan a sus hijos adelante"

Tu puedes!!!!

Autor: Atenea Karam

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...