EL HOSPITAL DEL SEÑOR


Fui al hospital del señor a hacerme una revisión de rutina y constaté estaba enfermo. 

Cuando Jesús me tomo la presión vio que estaba mal de ternura, al medirme la temperatura el termómetro registro 40 grado de egoísmo. Hizo un electrocardiograma y el diagnostico indico la necesidad de varios "bypases" de amor porque mis venas estaban bloqueadas y no abastecían mi corazón vació.

Pase hacía ortopedia: no podía caminar al lado de mi hermano y tampoco podía abrazarlo porque me había fracturado al tropezar con mi vanidad. 

También me encontraron miopía, ya que no podía ver más allá de las apariencias; cuando me queje de sordera, Jesús me diagnostico la causa al quedarme solo en las palabras vacía de cada día.

Gracias, señor porque estas consultas son gratuitas, por tu gran misericordia, prometo usar solamente los remedios naturales que recetas en el evangelio. Al levantarme, tomare un vaso de agradecimiento.

Al llegar del trabajo, una cucharada sopera de buenos días. Cada hora un compromiso de paciencia y una copa de humildad. 

Al llegar a casa, Señor, voy a tener diariamente una inyección de AMOR y al irme a acostar, dos cápsulas de conciencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...