HUELLAS EN LA ARENA


HUELLAS EN LA ARENA

Una noche un hombre tuvo un sueño.

Él soñaba que recorría la playa con el SEÑOR.
A través del cielo pasaban las escenas de su vida.
En cada escena, él notó que se marcaban
dos pares de huellas en la arena;
un par le pertenecían a el, 
y el otro par pertenecían al SEÑOR.

A medida que las escenas pasadas de su vida
desfilaban ante él,
volteaba la mirada hacia las huellas en la arena,
y noto que muchas veces,
a lo largo del recorrido por la playa,
en la arena solo veía un par de huellas.
También notó que esto ocurría en los momentos
más amargos y tristes de su vida.

Esto realmente lo desconcertó y pregunto al SEÑOR:

“SEÑOR, Tú dijiste una vez, cuando decidí seguirte,
que recorrerías a mi lado el camino de la vida,
pero he notado que durante las épocas más amargas 
de mi vida, hay solamente un par de huellas.
¡No entiendo!
¿Por qué cuando más te necesité me dejaste solo?

El SEÑOR contestó:

“Hijo mío, te amo y nunca te dejé solo,
durante las épocas de más amargura 
y sufrimiento que viviste,
cuando ves solamente un par de huellas,
no caminabas solo…
¡Era yo que te llevaba en mis brazos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...